coaching

Coaching: los mejores gurús de la década

En los últimos años se ha creado una nueva forma de entrenamiento personal y empresarial: el coaching. Con el objetivo de conseguir que un grupo de personas logre desarrollar determinadas habilidades, el coach, o entrenador, brinda compañía e instrucción a sus coachee o entrenados.

En el ámbito empresarial, el coaching se basa en la búsqueda de soluciones a problemas y la práctica del camino más eficiente para la productividad. Esto se puede alcanzar a partir de charlas de motivación, de conversatorios basados en la experiencia del coach, seminarios, talleres e incluso prácticas supervisadas, donde el entrenador usará sus propios recursos y habilidades para demostrar la efectividad del método.

De manera mutua se crea una alianza de colaboración en la que ambos extremos de la cadena de aprendizaje salgan beneficiados. También se establecen planes de acción y plazos establecidos para el cumplimiento de las determinadas metas, al igual que el tiempo de duración de este proceso.

 

¿Qué necesitas para practicar el coaching?

Como gurús empresariales, los coach ayudan a elevar el rendimiento de los trabajadores, a liberarlos del estrés laboral y estimular la formación de ideas y habilidades que incrementen la producción. Pero no siempre tiene que ser alguien de afuera. Si cuentas con suficiente experiencia en tu rama, tú mismo puedes servir de coach en tu puesto instruyendo a los principiantes de manera proactiva.

Un coach debe ser una persona informada y con gran experiencia en el área en que desempeña sus tareas. Debe ganarse el respeto y la confianza de sus coachee a partir de resultados objetivos en el trabajo y a través de la devoción que demuestre con respecto a las finalidades planteadas en el acuerdo.

Por eso, si te sientes dispuesto, una manera de ganarte el aprecio de todos es proponer alguna charla motivacional de coaching donde expreses las ventajas y los atajos para lograr un resultado eficaz. De obtener frutos, puedes incluso plantearte esta opción como una entrada extra de dinero y, quizás, un nuevo campo laboral que puedes explotar.