idiomas

¿Cuáles son los idiomas que todo empresario debe saber? (y ¿por qué?)

¿Qué sucede cuando una empresa domina el mercado doméstico y quiere expandirse? Sencillo: debe entrar en la arena internacional. Eso es algo muy común en estos tiempos de globalización e Internet. Nunca antes los negocios internacionales habían sido tan fáciles de llevar a cabo.

Pero los empresarios también tienen que poner de su parte y prepararse para el salto internacional. La mejor manera de hacer esto es conociendo varios idiomas, algo vital para poder aprovechar oportunidades de negocios y acceder de manera más directa a nuevos mercados.

 

¿Qué idiomas debe conocer un empresario?

Sin dudas el primer idioma que se debe dominar antes de lanzarse al mercado mundial es el inglés. No solo porque sea una de las lenguas más habladas del mundo, sino porque se ha convertido en una especie de lengua común para los negocios. Actualmente 1 de cada 5 personas en el mundo hablan inglés de manera fluida.

La segunda propuesta que hacemos es el chino mandarín. Para nadie es un secreto que la economía china es una fuerza pujante y que el mercado del gigante asiático se ha convertido en un atractivo para empresarios de todo el mundo. Así lo demuestran las estadísticas de Forbes, que ubica a las empresas chinas en los tres primeros escaños de su podio.

A pesar de que existen muchos dialectos dentro del idioma chino, es el mandarín el más extendido de todos. Otras variaciones importantes son el Wu (hablado sobre todo en Shanghai) el Jin, el Min y el Yue.

El ruso es otro idioma clave para los negocios. No solo abre las puertas al mercado ruso (con más de 150 millones de personas) y a los grandes recursos naturales del enorme país, sino también es una lengua muy hablada en los países ex soviéticos, por lo que el ruso nos acerca a unos 300 millones de clientes potenciales.

Brasil es otra de las economías florecientes de gran relevancia, así que no viene mal aprender un poco de portugués. El francés y el Alemán también te abrirán un abanico de oportunidades.